Espacio Crítico 8

Periodismo radiofónico UIA

… ¡Llegó para quedarse!

with 5 comments


Donna Summer, Queen, The Buggles y The Clash

Donna Summer, Queen, The Buggles y The Clash

por: Sandra Olguin Pelayo

Gracias a una emisión de radio, una chica llamada Donna se reencontró con un amor perdido. En 1979, tres chicos ingleses afirmaron repetidas veces que el video había asesinado a la estrella de radio. En 1981 surgió la historia de una estación de radio que se transmitía por un satélite pirata y utilizaba municiones de audio. A mediados de los ochenta fueron otros cuatro chicos ingleses que hablaron abiertamente del desplazamiento que la radio estaba sufriendo, causado por los nuevos medios audiovisuales.

Millones de personas compartieron su vida con el radio, tranquilizados por su agradable música, alarmados por la información que obtenían de ella, y acompañados en su soledad por las historias fantásticas que provenían de sus bocinas. Estas historias no están solamente en canciones populares como On the Radio, de Donna Summer; Video Killed the Radio Star, de The Buggles; This is Radio Clash, de The Clash; y Radio GaGa, de Queen. Estas historias están en personas como Guadalupe Bernal Luna, quien marcó el inicio de tres generaciones acompañadas por el radio.

La señora Bernal vivió casi un siglo. Nació pocos años después de la primera emisión de radio, y éste la acompañó durante los noventa y seis años que duró su vida. Tres años después del término de la Revolución Mexicana, se escuchó en México el primer programa transmitido por amplitud modulada, pero no fue hasta los cuarenta que la radio alcanzó su verdadero éxito comercial. Además, con la participación de México a la segunda guerra mundial, las emisiones comenzaron a ser mucho más controladas por el Estado, recuerda Guadalupe.

Años después, la señora Bernal se hizo aficionada a las radionovelas. Mientras cocinaba y esperaba que sus hijos llegaran de la escuela, la acompañaba el sonido de Felipe Reyes, una radionovela transmitida en los años sesenta, que contaba la historia de un justiciero que defendía a los pobres de los ricos, en el México revolucionario.

Arturo Olguin Y Bernal recuerda los efectos especiales que las radionovelas Felipe Reyes y Porfirio Cadena utilizaban, “Felipe Reyes comenzaba con un hombre gritando ‘¡ya llegó Felipe Reyes!’ y luego se escuchaban las patas de un caballo golpeando contra el suelo.” Sin embargo, éstos no eran los programas favoritos de Arturo, a diferencia de su mamá, él escuchaba el radio para mantenerse al tanto de la música popular. “Radio capital y Radio 590 La Pantera eran mis estaciones favoritas, las dos en AM. La característica del FM era que casi no habían anuncios, pero no había muchas estaciones populares de FM en los sesenta.”

Susana Pelayo, esposa de Arturo Olguin, recuerda con cariño La hora de Cri-Cri, programa en el que alternaban historias cortas infantiles con canciones de Cri-Crí que iban de acuerdo con las historias. “Recuerdo que me sentaba con mis hermanos en la sala alrededor del radio por la tarde para escuchar los cuentitos y las canciones.”

Más tarde, ya de adolescente, Susana escuchaba Radio Éxitos, una estación que comenzó a principios de los sesenta, y que transmitía música popular, principalmente de grupos ingleses, como The Monkeys, Herman Hermitt y por supuesto The Beatles, grupo para el que la estación dedicaba una hora completa al día (“La hora de los Beatles”, que ahora es transmitida en el 92.1de FM). “Había una sección llamada ‘Las complacencias’, en la que tenías que adivinar quién cantaba una canción y te regalaban un llavero, una pluma y un disco extended play. Yo gané adivinando la canción Hanky Panky, que la cantaban Tommy James and The Shondells”, comenta Susana sonriendo.

“La primera vez que recuerdo haber escuchado la radio fue cuando yo tenía cerca de cuatro o cinco años, por ahí de 1983. Fue en casa de mi abuelita materna, en una de sus dominicales comidas familiares: ella tenía una Consola, es decir un mueble inmenso, del tamaño de un trinchador de comedor, en el que se podían tocar discos o escuchar el radio”, recuerda Bruno Herrera, sobrino de Arturo y Susana. “Al pasar los años la más aficionada a la radio fue mi hermana mayor. Sintonizaba todas las tardes Estéreo 102 y la alternaba con Estéreo 97.7 para escuchar el programa Oldies but Goodies; ambas estaciones eran de música pop en español. Poco después, cuando ya tenía como trece o catorce años, escuchaba el radio en mi walkman y era fanático de Rock 101. Me encantaban los programas Mezclas Rudas, Salsabadeando, En los cuernos de la luna y algunos otros de los que ya no recuerdo el nombre. Además alternaba Rock 101 con ‘WFM, Magia Digital’, pues existían un par de programas que me gustaban mucho, en especial un programa llamado El cañón del Zopilote, conducido por Esteban Arce y El Burro Van Rankin el que hablaban al extranjero, generalmente, a hacer bromas por teléfono”

Al preguntarles a Arturo, Susana y Bruno sobre la situación actual del radio, sus respuestas son muy similares. La radio no tiene el lugar que tenía hace treinta años porque la novedad de la televisión a colores, que comenzó a capturar el público que el radio antes tenía asegurado: los jóvenes.

“La televisión comenzó a ganar terreno a finales de los setenta porque hicieron programas para jóvenes. Comenzaron a pasar programas en serie, como Lassy y El Capitán Cosmos. Pero aunque los jóvenes ya no escuchaban tanto el radio, 80’s las mamás sí lo seguían haciendo” dice Susana.

“Cuando cerraron Rock 101, yo perdí la ‘fe’ por la radio” comenta Bruno. “Al poco tiempo surgió una nueva estación, fresca, rebelde y bien hecha: Radio Activo 98.5, y aunque fui fanático de hueso colorado, pues tenía algunos programas similares a la finada Rock 101, con el tiempo, como le pasó también a WFM, se fue desgastando la frescura y originalidad de los programas.”

Alejandra Olguin, hija de Arturo y Susana, opina que el radio ahora sólo se utiliza durante ciertas actividades, que van ligadas por la rutina a ciertos horarios. “La gente escucha el radio en la mañana y por la tarde, cuando van hacia la escuela o el trabajo, y de regreso de los mismos. Pocas personas siguen escuchando el radio cuando están en sus casas; prefieren la tele.”

Sin embargo, la historia de Fernanda Cisneros, de 21 años, parece salida de los primeros días del radio. “Hace como dos años, tenía un novio colombiano que me quería mucho y yo a él. Teníamos un ratito de ser novios pero él tenía que regresar a Colombia por un par de meses para ver a su familia. La tarde antes de que se fuera, pasó por mí en su coche y estábamos escuchando el radio cuando de pronto escuché que decían su nombre y luego el mío, con una dedicatoria especial. ¡Me dedicó la canción de Juanes, Volverte a ver! Todo mundo lo escuchó, me pareció algo irreal. Es de los recuerdos más románticos que tengo.” El radio sigue protagonizando historias, después de ciento cinco años. Ha recorrido un largo tramo desde O holy night, y aparentemente no hay riesgo de extinción para nuestro antiguo amigo.

“Let’s hope you never leave old friend, like all good things on you we depend… So stick around, ‘cos we might miss you when we grow tired of all this visual. You had your time, you had the power, you’ve yet to have your finest hour.” (Queen, Radio GaGa)

Les dejo unos links interesantes:

Video de On the Radio, de Donna Summer (¡muy bueno!)

Video “The Golden Years of Tube Radio”

Written by Lala Pérez

agosto 17, 2009 a 1:03 am

Publicado en 1 Generales

Tagged with , ,

5 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. ¡Es increíble cómo la radio puede marcar tu vida!
    escribes muy padre
    gracias por compartirlo

    Daliri Oropeza

    agosto 18, 2009 at 1:03 am

  2. Muy buena entrada y está bien hecha la relación entre la historia de la radio y cómo impactó en la persona.

    Denise Gutiérrez

    agosto 18, 2009 at 11:10 pm

  3. Me gust’o mucho como empezaste con opiniones de artistas y terminas con una canci’on. Es como un circulo que empiezas y lo cierras muy bien. Est’a muy padre

    Awww lo de la dedicatoria….

    Tambi’en la cita de tu primo de que perdi’o la fe por la radio. !Buen’isima cita!

    Lilia Villela

    agosto 19, 2009 at 1:46 am

  4. me encanto como utilizas algunas de las canciones que todos recordamos no necesariamente por nuestra memoria sino tambien por lo que oiamos de nuestros padres, hermanos o tios. tu historia me llevo a recordar cosas que se me habian olvidado. me audaste a entende rmuchas cosas de la radio en mexico que no entendia.
    felicidades!

    valentina ernst

    agosto 19, 2009 at 4:29 pm

  5. En verdad te dijo todo eso?, mi abuela no se acordaba de nada jajaja, muy buen trabajo se ve que entrevistas muy bien a la gente,este trabajo hace que el mio se vea un tanto cuanto esqueletico, sera que no soy mucho de dar mucho antecedente, sinembargo tratare de hacer los siguientes mas parecidos a lo que supongo es un buen trabajo periodistico.

    Saludos

    josemena9

    agosto 21, 2009 at 11:38 pm


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: