Espacio Crítico 8

Periodismo radiofónico UIA

En una pequeña ciudad llamada Mwanza

leave a comment »


Las imágenes de un grupo numeroso de niños peleando a golpes por una olla de arroz hervido; de mujeres que desde pequeñas tienen que aprender a defenderse de los hombres para no ser víctimas de abusos; de hombres en terribles condiciones laborales junto a cabezas enormes de pescado… y todo acompañado de una chica cantando Yo te amo Tanzania. Estas escenas se repiten en mi mente mientras mi familia, amigos y conocidos me insisten en que me enfoque en los problemas de México, “en México estamos igual o peor de mal” escucho a medias. Pero más allá de encontrar la cara de esos niños tanzanos en la de los niños oaxaqueños o chiapanecos, la radical situación de África nos llama a todos, independientemente de nuestra nacionalidad. (Click para escuchar canción nacional de Tanzania)

La globalización es un tema muy controversial. Sus partidarios sostienen que permite a los países pobres desarrollarse económicamente y mejorar sus niveles de vida. Sus oponentes argumentan que un mercado libre internacional sin restricciones, necesario para la globalización, ha beneficiado a las corporaciones multinacionales del mundo occidental, a expensas de las empresas y las culturas locales, y de la gente común. Sin importar si estamos en contra o a favor de la globalización en sí, no podemos ignorar el hecho de que cuando los procesos que ésta implica ocurren entre un país rico y uno pobre, es muy fácil que se vuelvan incontrolables y tengan efectos negativos en el país pobre.

Según el documental de Hubert Sauper, La pesadilla de Darwin, Mwanza, una pequeña ciudad pesquera en Tanzania, es el ejemplo perfecto de la globalización en su peor estado. Comenzando por la introducción de una especie de pescado extraña al Lago Victoria, se han desencadenado diferentes problemas que parecen no tener solución.

Mungu ibariki Tanzania (Dios bendiga Tanzania)

La República Unida de Tanzania es una república unitaria compuesta de 26 mikoa (regiones). Ha sufrido años de mala implementación de políticas de “socialismo Africano”, incluyendo reubicaciones forzadas de granjas colectivas. Esto ha dejado al país como uno de los más pobres, menos desarrollados y más dependientes del mundo. A mitades de los ochenta, Tanzania comenzó un proceso de reformas graduales.

El país tiene muchos recursos, incluyendo oro, gas natural, carbón, uranio, níquel, cromo, latón, platino, y otros minerales. La extracción del gas natural comenzó en el año 2000. El gas es transportado a la capital comercial, Dar es Salaam, y exportado a diferentes mercados ultramar. La falta de desarrollo general ha dificultado la extracción de estos varios recursos, y aún hoy en día ha habido esfuerzos para desarrollar el sector de recursos naturales pero no ha habido resultados cuantificables.

La economía está basada en su mayoría en la agricultura, actividad que provee aproximadamente 85% de las exportaciones y emplea al 80% de la fuerza laboral. Sin embargo, la topografía y las condiciones climáticas limitan los cultivos a solamente un 4% de la tierra.

La industria está limitada a procesar productos agrícolas y bienes de consumo. Tanzania tiene hermosos parques nacionales como el mundialmente famoso Serengeti y la Reserva Ngorongoro, que generan influjos de capital. El sector turístico juega una parte vital en la economía.

Reformas recientes del sector público y de la banca, y marcos legales modernos han ayudado a aumentar el crecimiento e inversión del sector privado. El progreso económico a corto plazo depende también de frenar la corrupción y recortar los gastos innecesarios del gobierno.

Mwanza: la pesadilla en el lago

Mwanza es la segunda ciudad más grande de Tanzania, y el “corazón económico de la Región del Lago”.  Se encuentra localizada en la parte norte de Tanzania, y colinda con el lago más grande de África y la segunda reserva de agua dulce más grande del mundo, el Lago Victoria. Es un cruce importante de la región, con ferrovías que conectan Tabora, Dodoma y Dar es Salaam; un puerto de ferries que van a la Isla Ukerewe, Kamanga y Bukoba, con conexiones (en autobús) a Uganda y Rwanda. Mwanza cuenta con un aeropuerto a diez kilómetros del centro de la ciudad, y tres aerolíneas principales: Air Tanzania, Costal Air, y PrecisionAir.

La economía de Mwanza está dominada por pequeños agricultores (la agricultura emplea al 85% de la población). Además, cuenta con un “sector de pesca en expansión. La pesca comercial es llevada a cabo por grandes compañías de pesca, utilizando equipo moderno de pesca y veleros.” La región es una de las que más producen algodón en el país, sin embargo, la producción de algodón ha disminuido básicamente por su baja rentabilidad y arreglos ineficientes de mercado.

A finales de la década de los cincuenta, se introdujo misteriosamente –nadie sabe quién lo hizo, ni por qué- al Lago Victoria una especie de pescado: la perca del Nilo. “La introducción de esta especie en el Lago Victoria es uno de los ejemplos más comúnmente citados para explicar los efectos nocivos que las especies invasoras pueden tener en los ecosistemas”, indica la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza y los Recursos Naturales (IUCN) El lago presentaba la particularidad de albergar una cantidad considerable de especies autóctonas, sobre todo varios cientos de especies de cíclidos, fruto de la diversificación explosiva que se produjo hace unos 12 mil años. La perca se adaptó perfectamente a este nuevo entorno, en detrimento de las especies locales. Mientras en 1977 las capturas de cíclidos representaban todavía el 32% de la pesca (en masa) y las de la perca del Nilo el 1%, 6 años más tarde las capturas fueron de un 68% de percas del Nilo frente a 1% de cíclidos. 500 toneladas de filetes son enviados diariamente desde el aeropuerto de Mwanza.

Mientras que sin duda es importante mencionar que, según la IUCN, “no se puede achacar sólo a la depredación de la perca del Nilo la desaparición de la biodiversidad del Lago, sino a una combinación con la eutroficación del lago, con la consecuente disminución en la concentración de oxígeno, y la pérdida de hábitat natural”, también hay que considerar que la introducción de esta especie tuvo otros efectos que van más allá de la ecología en el lago.

Las operaciones de pesca a gran escala han desplazado a muchas personas de sus ocupaciones tradicionales en el comercio de la pesca y los llevó a la “economía del efectivo” o los convirtió en refugiados económicos. Siendo la perca un pescado genéticamente alterado, llega a crecer del tamaño de una persona adulta. Al menos inicialmente, las redes necesarias para contener una perca adulta no podían ser manufacturadas localmente y tenían que ser importadas a un precio alto. Además, la perca del Nilo, al tener un alto contenido en grasa, tiene que ser ahumada para que no se eche a perder. Esto ha aumentado la demanda de leña, en una región que ya ha sido muy afectada por la deforestación y con un suelo muy erosionado.

Esta pequeña ciudad africana se hizo famosa en 2004, cuando se estrenó el documental del director holandés Hubert Sauper, La pesadilla de Darwin (Darwin’s Nightmare). Tocando temas sumamente delicados, incluyendo testimonios de tanzanos, y presentando imágenes que sólo pueden ser calificadas como brutales, La pesadilla de Darwin trajo diversas consecuencias no sólo para Mwanza, sino para Tanzania y el continente Africano en general.

¿De qué se trata La pesadilla de Darwin?  (audio, video )

Para evitar cualquier mal interpretación de mi parte, a continuación reproduzco la sinopsis que encontré del documental, en su sitio oficial:

“En 1960, en el corazón de África, un nuevo animal fue introducido al Lago Victoria en un pequeño experimento científico. La perca del Nilo, un depredador voraz, extinguió a casi todas las especies nativas de pescado. El nuevo pez se multiplicó tan rápido, que sus filetes blancos son exportados hoy en día a todo el mundo.

Enormes aviones ex soviéticos llegan diario a recolectar el pescado, a cambio de su carga dirigida al sur… Kalachnikovs y municiones para las innumerables guerras en el obscuro centro del continente. Esta industria multinacional en expansión de pescado y armas ha creado una malvada alianza globalizada en las orillas del lago tropical más grande del mundo; un ejército de pescadores locales, agentes del Banco Mundial, niños sin hogar, ministros Africanos, comisionados de la Unión Europea, prostitutas Tanzanas y pilotos rusos.”

La inspiración para la pesadilla

A pesar de que la película tuvo un gran alcance internacional, y a partir de esta se dio a conocer la historia del misterioso intercambio de pescado por Kalachnikovs, el origen de esta historia es más valioso que el propio documental.

Richard Mgamba, nombrado periodista del año por CNN África en 2008, acostumbra cubrir historias de injusticia social, conflictos armados y corrupción gubernamental en Tanzania, su país natal. La pesadilla de Darwin incluye una pequeña entrevista entre Mgamba y el director de la película, en donde se revela que Mgamba fue quien descubrió lo que estaba pasando con la perca del Nilo y los aviones rusos, y aún sabiendo todos los peligros que el publicar este tipo de historias implica, Mgamba lo hizo.

La entrevista que Mgamba concedió a Sauper provocó que el periodista recibiera toda clase de amenazas, y que el gobierno tanzano intentara expulsarlo del país. A pesar de todos los problemas que ha tenido, los ánimos del periodista africano no se han debilitado: “Mi único pecado era haber sido entrevistado por el autor de Darwin’s Nightmare, entre otras cosas: expresé mi punto de vista sobre la globalización. [..] Como un verdadero hijo de África, nacido en África, que creció y se educó aquí, siento que tengo una obligación hacia mi gente. Estoy obligado a ayudar a cambiar la vida de las personas a través de la pluma, el cuaderno y la lente de una cámara. África es un continente rico en recursos pero con gente pobre, no porque escojan ser pobres sino simplemente porque tienen malos líderes, corrupción, explotación por parte de los países occidentales, etc. Creo que África no es pobre, sólo está en quiebra temporal, debido a la mala administración de recursos tanto humanos como naturales”.

La historia sobre la perca del Nilo le valió a Mgamba el premio CNN África al periodista del año. Entre muchas otras cosas más, esto funcionó para que el periodista no se rindiera y continuara –como lo hace hasta hoy en día- escribiendo la verdad. “Dentro de cada uno de nosotros existe una tormenta, algunos piensan que nunca terminará pero tienen fe que el cielo se la llevará. Después de esta tormenta, dos años después (2008) fui nombrado Periodista del Año por CNN África, en la categoría de Noticias Impresas. Este premio consoló mi corazón muchísimo y demostró que existe gente a quienes les interesa el trabajo tan difícil que realizamos [los periodistas] todos los días. Lo que tuve que pasar siempre se quedará en mi memoria, hasta que muera.”

El despertar de La pesadilla

Visto desde la perspectiva de los tanzanos, particularmente de aquellos que viven y trabajan en Mwanza, el documental de Sauper fue calificado de inexacto, sensacionalista, subjetivo e incompleto. Estas características provocaron que las personas comenzaran a cuestionar los verdaderos motivos que el holandés tenía para hacer el documental.

En 2006, el festival de cine de Zanzíbar, Tanzania, se negó a pasar el documental, e incluso el presidente de Tanzania, Jakaya Kikwete ha hablado en contra del documental en público en varias ocasiones. Kikwete ha cuestionado los motivos del director, argumentando que si su intención era ayudar a Tanzania y a los habitantes de Mwanza, el impacto de la publicidad sensacionalista que acompañaba a la película tendría, de hecho, el efecto opuesto.

Además, Kikwete ha creado una comisión especial para establecer el impacto del documental en las exportaciones de pescado y turismo en Tanzania.

La película fue recibida muy bien entre las personas del extranjero. Ganó más de 5 premios en festivales de cine internacional, incluyendo el Premio del Público en el Festival Internacional de Cine Contemporáneo de la Ciudad de México, en 2005; y estuvo nominado para Mejor Documental, en los Óscares del 2006.

Sin embargo, nada de esto responde al problema real: ¿qué ha hecho el gobierno tanzano para detener el tráfico de armas dentro de su país?

¿Qué podemos hacer?

Gracias a La pesadilla de Darwin, independientemente de su nivel de credibilidad y/o sensacionalismo, yo me interesé en la situación no sólo de Tanzania, sino del continente africano en general. Es muy común que cuando surge un interés de este tipo, recibamos comentarios como “África está muy lejos” o “Preocúpate por tu propio país”, o “No puedes hacer nada para cambiarlo”. Aprendí a tener las respuestas adecuadas para este tipo de comentarios, y sobre todo, aprendí que siempre hay algo que podemos hacer.

Lo principal es crear conciencia. En México, a pesar de que existe una conciencia sobre la situación del continente Africano, muy pocas personas saben cómo ayudar. En una encuesta que realicé a través del portal surveymonkey.com, obtuve los siguientes resultados:

Noventa por ciento de los encuestados han escuchado sobre la situación en África, sin embargo, el 70% piensa que la primera nación Africana que logró su independencia lo hizo en la década de los cincuenta, cuando esto ocurrió en la primera década del siglo XX. En la entrevista incluí una pregunta abierta, en la que el entrevistado me contaba lo que conoce de África. Las respuestas más relevantes que obtuve fueron:

“Sólo lo que aprendí en la escuela, y luego las noticias y también por amigos que han viajado allá.”

“Sé sobre el apartheid y los intentos socialistas en las distintas regiones.”

“Sus niveles de desnutrición son los más grandes en el mundo.”

“Es un país que ha sufrido muchas carencias pero que a la vez ha luchado por su libertad y por progresar con mucha riqueza cultural.”

“Es un continente con mucha riqueza natural, la cual no se ha sabido aprovechar de la mejor manera. Se ha abusado continuamente de su población y recursos.”

“Es un continente muy pobre, con mucha desigualdad, tiene muchos recursos naturales, mucha desnutrición y VIH.”

“Es un continente en el que se localizan las primeras civilizaciones y la mayoría de sus países fueron colonias Europeas. Hay gran diversidad cultural, social y religiosa, pero sus países se encuentran constantemente en conflictos étnicos.”

“Continente de gran diversidad de fauna y flora, se encuentra el desierto del Sahara. El Serengeti, la raza negra es originaría de África, sus países fueron colonizados, por Inglaterra y se exportaron esclavos.”

“Muchos enfermos de SIDA, mucha discriminación, mucha pobreza y hambruna.”

“Tiene problemas internos que impiden su desarrollo.”

Ochenta y siete por ciento de los encuestados describirían la situación del continente con la palabra “pobreza”, ninguno con “desarrollo”.  Noventa y un por ciento de las personas entrevistadas no conocen la situación de Mwanza.

En un mundo globalizado, no necesitamos viajar a Tanzania para poder ayudar a la gente que vive en pobreza extrema. El primer paso es lograr la concientización de que los problemas de un país son los problemas de todo el mundo. Como dice Richard Mgamba: “Si México o Brasil están luchando contra el tráfico de drogas, también lo está haciendo Sudáfrica o Tanzania. Si la pobreza es un reto para Latinoamérica, también lo es para África o Asia.” La conciencia, eventualmente, genera acción. Una sola persona no puede cambiar al mundo pero nunca se sabe a qué oídos va a llegar la voz de esa persona, si se decide a no quedarse callado. No hay que cerrar nuestros ojos ante los problemas del mundo, sino tratar de abrir los ojos de los demás.

Fuentes:

  1. Darwin’s Nightmare, www.darwinsnightmare.com, Consulta: 3-11-09
  2. Globalization 101, www.globalization101.org. Consulta: 27-10-09, 11:17 a.m.
  3. Índice de Desarrollo Humano de las Naciones Unidas 2007
  4. Kohl, R. Globalisation, poverty and inequality.  “Globalisation, Growth and Income Inequality: The African Experience” by Steve Kayizzi-Mugerwa
  5. Mwanza Guide, http://www.mwanza-guide.com/, Consulta: 13-11-09
  6. Outtara, A., “The Challenges of Globalization in Africa”, International Monetary Fund, 21-05-07 http://www.imf.org/external/np/speeches/1997/052197.htm. Consulta: 5-11-09, 8:42 p.m.
  7. Sauper, H, La pesadilla de Darwin, 2004

Written by Lala Pérez

noviembre 23, 2009 a 8:37 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: